¿Qué ventajas tiene la factura electrónica?

Garantizará al consumidor que su impuesto llegue a donde tiene que llegar.

Si los impuestos no llegan a su destino porque se quedan en el túnel de la evasión, son los colombianos los que pierden, pues ellos son los aportantes.

Por eso, con la masificación de la factura electrónica, aparte de quitarse de encima un alto volumen de papeles que a veces se llevan a casa para organizar las finanzas personales, habrá múltiples ventajas que beneficiarán a los colombianos. Esto, teniendo en cuenta que son los que aportan impuestos como el IVA y el gravamen al consumo, con cuyo recaudo se financia gran parte de los programas sociales en materia de educación, salud y bienestar, entre otros.

El director de gestión de fiscalización de la Dian, Leonardo Sicard Abad, presentó el decreto, firmado ya por el Presidente de la República, ‘por el cual se reglamentan las condiciones de expedición e interoperabilidad de la factura electrónica con fines de masificación y control fiscal’.

La idea es que, para el 2018, paulatinamente se vaya logrando que todos los negocios del país expidan la factura electrónica.

Lo primero que debe saber es que esta nueva herramienta es algo muy distinto de lo que le entregan en un almacén cuando usted paga con dinero plástico.

Según explicó Sicard, el expendedor del bien o mercancía tiene instalado en su negocio un software en el que maneja una base de datos de sus clientes. Una vez expide la factura, esta ‘camina’ por la red y hace una parada en la Dian, que captura toda la información para hacer los controles respectivos.

La factura sigue su curso y llega al correo electrónico del comprador. “Los negocios ahorran tiempo, papel y tienen un manejo más fácil de sus inventarios”.

Entre los aspectos destacables está la garantía de que los impuestos llegarán a su destino, la Dian, y no se quedará en manos del dueño del negocio.

Con ello el Estado gana en el control de la evasión, fenómeno que en el país puede estar impactando la bolsa de recursos públicos en unos 40 billones de pesos.

La cadena virtuosa sigue hacia el ciudadano, pues con los recursos el Estado se financian inversiones en colegios, viviendas, centros de salud, vías y más.

Además, según lo expresado por Sicard, para las empresas, con la factura electrónica será más fácil acceder a las devoluciones de impuestos, pues se harán de manera automática.

Por el momento, conforme a la norma, las pequeñas empresas tendrán tratamiento especial (la Dian tiene un plazo de 2 años para presentarles una alternativa), teniendo en cuenta que hay que invertir en la adquisición del software para implementar la factura electrónica.

El funcionario señala que aunque inicialmente se hará el piloto de la factura electrónica con unas pocas empresas (de 25 a 30), se trata de las más grandes superficies, lo que generará una ola de participantes en el proceso.

Esto se debe a que las grandes empresas son proveedoras, por lo cual distribuyen productos a millones de compradores. Aunque el software lo tiene el proveedor, a través de ellos se podrán visualizar también los pequeños negocios.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

 

Artiículo Fuente: El Tiempo